Gastan 800.000 euros en algo que la sanidad pública madrileña hace a menor costo

05 enero 2021

SATSE Madrid ha criticado el contrato del Gobierno regional con la Cruz Roja para llevar a cabo parte de la vacunación de la Covid, que tendrá un gasto para las arcas públicas de 800.000 euros.

Hoy hemos conocido que el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha decidido otorgar a Cruz Roja más de 800.000 euros para que lleve a cabo un servicio, el de vacunación contra la Covid, que puede ser realizado perfectamente y a menor costo por la Sanidad Pública.

“El Gobierno ha decidido contratar con la Cruz Roja un servicio que podrían realizar los centros de salud si se les dotase correctamente. El consejero ha dado 800.000 euros para que se contraten 12 enfermeras/os que se encarguen de vacunar contra la Covid. Con ese mismo dinero, si quisieran, podrían contratar a más de medio centenar de enfermeras en los centros de salud de la Comunidad de Madrid que, además de vacunar, podrían ofrecer otros servicios sanitarios a la comunidad a través de las Consultas de Enfermería”, denuncian desde SATSE Madrid.

El contrato recoge, por ejemplo, gastos en equipación, compra de material, teléfonos, equipos informáticos, etc. que ya están disponibles en la sanidad pública o que, directamente se niegan a los profesionales de los centros de salud (como vehículos para desplazamientos).

“Es duplicar los gastos, explican desde SATSE Madrid, ya que se van a gastar dinero público en comprar, por ejemplo, uniformes, de los que ya disponen los empleados de la Sanidad Pública o material necesario para la vacunación que también está recogido en las compras centralizadas de la Dirección General de Atención Primaria. Es un dinero que debería emplearse en potenciar los centros de salud y no lucrar a una institución, muy importante pero ajena al Servicio Madrileño de Salud (Sermas), y que, además, tendrá una eficacia muy limitada”.

El acuerdo recoge que Cruz Roja deberá contratar a 12 enfermeras/os que trabajarán 5 horas (en turno de mañana y tarde) y solo de lunes a viernes, en un horario que es inferior al de los centros de salud que funcionan de 8 a 21 horas de forma ininterrumpida para que lleven a cabo la vacunación en residencias, dispositivos sociosanitarios, albergues, etc., algo de lo que ahora se ocupa (y lo han hecho siempre) las enfermeras de los centros de salud.

El dinero empleado derivado a esta ONG debería emplearse en reforzar los centros de salud. El coste/beneficio sería superior ya que se podrían aumentar las plantillas enfermeras (Madrid es la región que menos enfermeras por habitante tiene de todo el Estado) con lo que mejoraría no solo la cobertura vacunal sino también los servicios que las enfermeras ofrecen en los centros de salud a través de sus Consultas de Enfermería.

“Desde SATSE Madrid se echa en falta una mejor planificación en la vacunación contra la Covid ya que muchas enfermeras/os reclaman más medios (humanos y materiales) e información puntual para abordar una vacunación masiva de la población madrileña. Debería de haberse empezado por incrementar las plantillas enfermeras de los centros de salud y dotarlas de los medios que sí exige a Cruz Roja como es, por ejemplo, disponer de un vehículo para los desplazamientos (en la actualidad muchas enfermeras de los centros de salud ponen a disposición del Sermas su propio vehículos particular)”, finalizan.