SATSE Madrid pide a la Consejería que intervenga el Hospital de Día Médico del Ramón y Cajal

05 noviembre 2018

SATSE Madrid considera que las condiciones que deben soportar pacientes y profesionales de Enfermería son altamente estresantes que es lo menos indicado para pacientes inmunodeprimidos (oncológicos) o necesitados de técnicas altamente invasivas (paracentesis, punciones lumbares, etc.).

Más de 4 horas de espera desde que acceden a la Unidad, tener que ser atendidos junto a otras patologías, hacerlo en un ambiente que no facilita su recuperación y, lo que es peor, no saber cuándo van a ser atendidos por los profesionales de enfermería, lo que genera insatisfacción y posibles conflictos con los pacientes. Ese el día a día que soportan cientos de madrileños cuando acuden al Hospital de Día Médico del Hospital Ramón y Cajal. 

Un profesional de la Unidad, que pide no ser identificado, afirma que “los pacientes según van llegando, cogen un número y junto al resto de usuarios de diferentes patologías espera a ser atendido por estricto orden de llegada, no por patología como debería ser. Muchos de los que llegan están ya cansados pero deben esperar aún horas para comenzar un tratamiento que puede durar a su vez varias horas. Algunos dicen, molestos, que se pasan el día en el hospital y que se encuentran muy fatigados”. 

La actual organización del trabajo de la Unidad, explican desde SATSE Madrid, no tiene en cuenta el número de pacientes que deben ser atendidos ni la complejidad de los mismos, especialmente cuando se cuenta con plantillas infradotadas y recursos mal utilizados

Según SATSE Madrid, el profesional sanitario encargado de atenderle, 11 enfermeras y 8 TCAE, va pasando alternativamente de un paciente oncológico (que suelen tener graves problemas de inmunodepresión) a otro que necesita una paracentesis (técnica invasiva que consiste en la evacuación del líquido que se acumula en el abdomen y que se caracteriza por ser una técnica denominada ‘sucia’) o a atender a un paciente que necesita una punción lumbar, por ejemplo. 

“El Hospital de Día Médico del Ramón y Cajal es el único entre todos los grandes centros asistenciales de la Comunidad en el que se atiende no sólo a pacientes oncológicos sino a otras muchas patologías. Es algo que los profesionales de Enfermería no comprenden, ni tampoco los usuarios que ven cómo se demora su atención y cómo el enfermero encargado de atenderle ya no da más de sí”, explica Diana Miñarro, delegada sindical de SATSE Madrid en el hospital. 

Para los responsables del Sindicato de Enfermería, Alfredo Carrato Mena, jefe del Servicio de Oncología del Hospital Ramón y Cajal, debería intervenir para evitar que, como ocurre en la actualidad, los pacientes que se derivan a la Unidad pasen una media de 4 horas esperando asistencia. Espera que, en ocasiones, según ha podido saber SATSE Madrid, supera las 8 y 9 horas. 

Caos organizativo

Desde la sección sindical de SATSE Madrid se indica que “como los pacientes no tienen cita previa (muchos son derivados directamente por el médico que les atiende en consulta) se producen esperas que colapsan el Hospital de Día y también la Farmacia. En este Servicio se tienen que preparar, in situ, medicamentos citostáticos sin saber cuántos y en qué momento se van a demandar. Farmacia no da más de sí ya que cuenta únicamente con dos equipos para prepararlos y el personal también está desbordado”. 

Indicar que muchos tratamientos que se administran  corresponden a los denominados medicamentos peligrosos, que presentan efectos sobre la carcinogenicidad, teratogenicidad y genotoxicidad, además de tóxicos para la reproducción. SATSE Madrid cree esencial “garantizar las medidas de protección del profesional  en la preparación, manipulación y distribución, asegurándose una organización del trabajo que garantice la salud laboral y  del paciente y familia en todo el proceso”. 

“Creemos, indican desde SATSE Madrid, que si desde el Servicio de Oncología no se adoptan las medidas necesarias para optimizar el Hospital de Día, debería ser la propia Consejería la que tome las medidas oportunas ya que se está poniendo en riesgo la salud laboral de los trabajadores y la seguridad del paciente. Los profesionales de Enfermería del Servicio, 11 entre los dos turnos, están soportando elevadas cargas de trabajo, con escasa posibilidad de tomar decisiones sobre las tareas a realizar, su distribución, la elección de procedimientos y métodos más eficaces, la resolución de incidencias, etc. De igual forma, se encuentra muy estresados y con el miedo permanente a tener un accidente laboral ya que están atendiendo a pacientes con patologías muy diversas, que demandan continuamente atención y que llevan muchas horas esperando”. 

Si la situación es caótica durante, prácticamente, todo el día, “las tardes son si cabe más complicadas. Los pacientes que no han podido ser atendido durante el turno de mañana se suman a los que acuden por la tarde. No es inhabitual y no debería ocurrir si las plantillas y la organización fuese la correcta, indican desde SATSE Madrid, que los profesionales de Enfermería prolonguen su jornada laboral para poder atender a los pacientes”.