¿Vacunar contra la Covid o mantener los centros de salud funcionando en Madrid?

28 diciembre 2020

La campaña masiva de vacunación contra la Covid genera muchas dudas entre las enfermeras madrileñas, únicas habilitadas en el Sermas para vacunar. No saben si podrán llevarla a cabo sin abandonar sus Consultas de Enfermería si no se tiene en cuenta las plantillas reales de los centros de salud, ahora están bajo mínimos.

La esperada vacuna contra la Covid genera más dudas que certezas entre las enfermeras de la Sanidad Pública madrileña, especialmente las que trabajan en los centros de salud, ya que no saben si con las plantillas actuales serán capaces de seguir manteniendo sus Consultas de Enfermería abiertas y, a la vez, cumplir con los plazos de vacunación que se les imponga desde la Administración sanitaria regional.

Durante años el Gobierno regional ha abandonado a la Atención Primaria. Ha reducido sus asignaciones económicas, no ha invertido en aumentar la plantilla de enfermeras, enfermeras especialistas o fisioterapeutas y ha permitido que muchas de sus infraestructuras sanitarias se deterioren.

Ahora, con la campaña de vacunación de la Covid surgen las dudas de si con las mermadas plantillas podrán ser capaces de vacunar de la Covid a los madrileños y, a la vez, seguir manteniendo abiertas sus Consultas de Enfermería, imprescindibles para atender a los ciudadanos más vulnerables, mayores y crónicos principalmente.

“Estamos cansadas de ver cómo se nos exigen sobreesfuerzos, cómo se abandona a la Atención Primaria, cómo se ignoran nuestros derechos y que se prioricen otros espacios asistenciales, como Ifema o el Hospital Enfermera Isabel Zendal, en vez de potenciar la atención más cercana a los usuarios”, explican desde SATSE Madrid.

Cuando se puso en marcha Ifema se desmantelaron gran parte de los centros de salud, cerrándolos. Hoy en día muchos siguen aún cerrados, como los Servicios de Urgencia de Atención Primaria (SUAP), y otros funcionan al ralentí ya que desde el Gobierno regional siguen sin darse directrices claras para que los centros de salud funcionen al 100%, como antes de la pandemia.

La Comunidad de Madrid es de las regiones con menos enfermeras por habitante en atención primaria de toda España, los salarios son de los más bajos y, por el contrario, el nivel de exigencia es de los más elevados. “Tal vez sea por eso que trabajar en el Sermas es poco atractivo, unido al alto nivel de vida de Madrid, y a que el Gobierno regional no cuida de sus trabajadores sanitarios que prefieren emigrar para conseguir mejores contratos y mejores retribuciones”.