4.310 nuevos empleos para salvar la Primaria en Madrid

25 mayo 2021

Cuatro de los cinco sindicatos de la mesa sectorial de sanidad presentarán una enmienda casi a la totalidad al Plan de Atención Primaria del Gobierno de la Comunidad de Madrid. Reclaman la creación inmediata de 4.310 empleos, 200 millones de euros de incremento de financiación, la conversión de contratos temporales en interinos y advierten de que el SERMAS abre la puerta a una privatización asistencial.

Cuatro de los cinco sindicatos con representación en la Mesa Sectorial de la Sanidad Pública de la Comunidad de Madrid, SATSE, CCOO, CSIT y UGT-FSP presentarán una enmienda casi a la totalidad del borrador de Plan de Atención Primaria que les ha remitido el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) y que consideran que contempla una plantilla muy recortada, una financiación paupérrima, una situación que no es realista y que no resuelve el 90% de los problemas de salud de la población de Madrid.

Entre las principales modificaciones solicitan el incremento de 200 millones de euros para la financiación de la Atención Primaria, frente a los 19 millones que ofrece el Gobierno regional, proponen la creación inmediata de 4.310 empleos para salvar la situación actual en la que se encuentran los centros de salud y consultorios y demandan la conversión de los actuales contratos temporales en interinos.

A juicio de las organizaciones, la Atención Primaria de Salud (APS) es la base del funcionamiento del sistema sanitario público y, para ello, precisa garantizar la accesibilidad y continuidad de la atención, tal y como señalan las Conferencias de Alma Ata (1978) y Astaná (2018), y el plan estratégico de APS de 2019. La APS bien desarrollada pone a las personas en el centro del sistema de salud, y se basa en los valores de equidad, solidaridad y justicia social.

Bien organizada y dotada con los recursos necesarios es capaz de resolver el 90% de los problemas de salud de la población. Son aspectos fundamentales de la APS no solamente la curación y el diagnóstico de enfermedades, sino también la prevención, la promoción y la participación ciudadana, así como un abordaje multisectorial de la salud desde la gestación al final de la vida.

En un contexto de emergencia sanitaria, sumado a años de recortes, desmantelamiento y privatizaciones, nos encontramos con un momento crítico para la APS en la Comunidad de Madrid en el que el principal problema para la ciudadanía es la demora en las citaciones, claramente intolerable e incompatible con una APS de calidad, y para los/as profesionales la sobrecarga de trabajo, unida a la precariedad del mismo, lo que provoca una clara desmotivación.

Para intentar paliar esta situación, la Comunidad de Madrid nos presenta el “Plan de mejora integral de la Atención Primaria”. Si es un “Plan de mejora integral” debe recoger mejoras en infraestructuras, aspectos como la salud laboral, la formación de los trabajadores y trabajadoras, no siendo el caso. Por lo tanto, podríamos llamarle “Plan de accesibilidad, reorganización de la asistencia y recursos humanos” pero nunca “de mejora integral”. Aún asumiendo que fuese un plan de mejora de recursos humanos, los agentes sociales consideramos no es realista y ponemos sobre la mesa lo siguiente:

  1. La financiación a 3 años es paupérrima, 73 millones de euros (sólo 19 millones de euros en 2021). Estimamos que mínimo debería incrementarse, sólo en este año 200 millones de euros para paliar la situación actual, derivada del continuo abandono al que ha sido sometido este nivel asistencial con los sucesivos gobiernos de la Comunidad de Madrid. Además, la memoria económica se ha visto recortada; de los 83 millones de euros anunciados, en septiembre 2020, en la propuesta hay 10 millones menos que se han perdido por el camino.
  2. La adecuación de plantilla propuesta es, a todas luces, insuficiente (1.222 plazas).
  3. Se precisan, al menos, 600 profesionales de medicina de familia más, 250 pediatras, 14 farmacéuticos, 2.000 de enfermería, 184 matronas, 200 en fisioterapia, así como 600 en los equipos administrativos. Además, respecto a fisioterapeutas, trabajadores sociales, higienistas dentales y odontólogos habría que ir a una ratio de 1/1000 por TSI.
  4. El Gobierno regional debe adquirir el compromiso de cubrir las jubilaciones de los próximos 5 años, que suponen el 25% del total de la plantilla actual.
  5. Deben incluirse las nuevas acciones correspondientes a los años 2020 y 2021, así como las pendientes del 2019.
  6. Solicitamos la reconversión de todos los contratos que actualmente son eventuales en interinos.
  7. Consideramos que hay dos propuestas que están dirigidas, claramente, a recortar, privatizar y subcontratar con empresas privadas que son: la creación de una centralita sanitarizada (Call Center) y el Proyecto de Urgencia extrahospitalaria (SUAP).
  8. Reclamamos que se mantenga el horario actual en los centros de salud, de 8 de la mañana a 9 de la noche, con el fin de asegurar la atención presencial de la asistencia de la ciudadanía.
  9. Así como el cumplimiento de los acuerdos firmados, cubriendo las plazas destinadas para ello como ocurre con el personal de Trabajo Social o los/las Técnicos/as de Prevención de Riesgos Laborales.

La Comunidad de Madrid no puede seguir engañando a la ciudadanía haciéndola creer que tiene un sistema de salud por el que Madrid no apuesta y en el que no invierte. Ciudadanía y profesionales merecen un verdadero PLAN DE MEJORA DE LA ATENCIÓN PRIMARIA.