No quiero Reyes, solo pido que no me maltraten más en Madrid

05 enero 2022

Este año SATSE Madrid no pedirá nada a los Reyes Magos, sí a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a la que seguiremos reclamando que reconozca la labor que realizan enfermeras/os, enfermeras/os especialistas y fisioterapeutas mejorando sus condiciones laborales y profesionales. Madrid es la región española con menor gasto sanitario, la que menos enfermeras tiene por 1.000 habitantes y donde se dan las peores condiciones laborales de todo el Estado, lo que se traduce en plantillas precarizadas, abandono de la profesión y exportación de profesionales a otras regiones con mejores ofertas.

Los Reyes Magos pasarán de largo por muchos hogares de enfermeras/os, enfermeras especialistas y fisioterapeutas que este año no quieren los regalos de sus Majestades de Oriente. Lo que piden es que acabe el maltrato institucional de los responsables políticos de la región.

Su ‘regalo’ lo cambiarían por otro de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a la que pedirían solo un deseo: ¡Que mejoren sus condiciones laborales y profesionales y se deje de menospreciar el trabajo que hacen!

“Desde hace años, explican desde SATSE Madrid, estamos sufriendo un gran desgaste tanto personal como profesional ya que nos sentimos marginados constantemente y ninguneados por los que rigen y dirigen la sanidad madrileña. Solo se pensó en nosotros cuando llegó la Covid y sus sucesivas ‘Olas’. Cuando la situación, según los políticos, parece encaminada no es que se olviden de nosotros, sino que nos maltratan y nos acusan de no querer trabajar o de torpedear una política sanitaria que muchos no entendemos porque se prescinde de la principal herramienta para su optimización, la enfermera”.

Estabilidad profesional, no es que se pida mucho, que las plantillas estén ajustadas a la realidad de los centros asistenciales (tanto centros de salud como hospitales o residencias de la AMAS), que se reconozcan los derechos de enfermeras/os, enfermeras/os especialistas y fisioterapeutas o que trabajar no se convierta en una lucha contra la ineficiencia de un sistema sanitario que nuestros políticos dicen que es “magnífica y la mejor de España y de la que los profesionales consideramos muy mejorable con poco esfuerzo”.

“No es justo, explican desde SATSE Madrid que, tras casi dos años de esfuerzo y sacrificio, la Comunidad de Madrid prescinda de muchos de los enfermeros que lo han dado todo, también su salud, y que ahora se vean relegados a trasladarse a otras regiones o al extranjero para seguir desarrollando su profesión”.

“Solo pedimos la renovación de todos los contratos, al menos hasta diciembre de 2022, ya que después de la 6ª Ola vendrá la 7ª, la 8ª, etc. y la gente continúa necesitando nuestros cuidados. Esos que no podemos dar ya que hacemos PCRs, vacunamos, hacemos seguimiento de casos, seguimos acudiendo a domicilios, atendiendo nuestras consultas, etc. y todo ello con plantillas muy muy reducidas y agotadas tras años de no poder descansar ni desconectar”.

No es explicable, sobre todo, porque aquí, en Madrid, faltan enfermeras, enfermeras especialistas y fisioterapeutas ya que tenemos el menor número de estas profesionales por habitante de todo el Estado y de Europa y que, además, son las que peores condiciones retributivas tienen.

No entienden el motivo por el que muchos de sus derechos, como la Carrera Profesional, tiene que ser luchada y ganada en los Tribunales de Justicia, una tras otra, cuando es un derecho reconocido por la Administración.

No es comprensible que haya más enfermeras un día de huelga, por ejemplo, que en un día laborable normal ya que la Administración dice que ese día (el de la huelga) tienen que estar el 100% de la plantilla mientras que el resto de los días no es necesario. No lo comprendemos.

Las enfermeras/os, enfermeras especialistas y fisioterapeutas no entienden que tras examinarse de una OPE hace más de dos años, la Administración no haya finalizado el proceso por el simple hecho de no ofrecer los medios necesarios para llevarlo a cabo. ¿Si lo hacen en Educación, cuál es el motivo por el que no se resuelve en Sanidad? No lo comprenden como tampoco que los SUAP (Servicios de Urgencias de Atención Primaria) sigan cerrados o que otros procesos administrativos como los traslados, la Bolsa de Empleo, las Especialidades (siempre prometidas y nunca desarrolladas), sigan en el limbo.

“No entendemos, en definitiva, el motivo por el que se nos castiga, se nos ignora y se nos critica en los medios de comunicación, haciendo que los usuarios piensen que somos nosotras, las enfermeras/os, las que no queremos seguir cuidándoles. No es que no queramos. Es que no podemos más”, finalizan.