Pacientes hacinados en la Urgencia de La Paz en Madrid

10 septiembre 2021

La sección sindical de SATSE Madrid ha pedido a la Dirección de Enfermería una solución urgente ya que se está poniendo en peligro la seguridad del paciente.

El hacinamiento de los pacientes provoca que las enfermeras/os tengan dificultad para acceder a las camas y llevar los tratamientos de forma adecuada

La situación se ha vuelto a repetir por enésima vez. Una parte de la Urgencia de La Paz, la sala 3, que tiene capacidad para 32 pacientes ha llegado hasta los 50 usuarios, ubicados tanto en camas como camillas y sillas, estas últimas no diseñadas para el fin que se les está dando, la atención a pacientes.

El hacinamiento de este espacio en la Urgencia está provocando, explican desde SATSE Madrid, que se ponga en riesgo la seguridad del paciente ingresado ya que, en ocasiones, para poder atender a un paciente hay que mover varias camas que ocupan cualquier espacio libre.

“Las enfermeras/os, explican desde SATSE Madrid, tienen dificultad para acceder a algunas camas lo que repercute en la calidad de los servicios que se están prestando. No es solo cuestión de incrementar el número de enfermeras/os del Servicio, que sigue siendo prioritario para SATSE, sino de abrir nuevos espacios y dotarlos de las enfermeras necesarias para ofrecer la mejor atención”.

Las responsables de la sección sindical de SATSE en el centro se han dirigido tanto a la Dirección de Enfermería como a la Gerencia con el objetivo de que resuelvan un problema que no es puntual ya que rara es la semana que no hay sobreaforo en la Urgencia.

Para el Sindicato de Enfermería la apertura de nuevos espacios en la Urgencia de La Paz, así como la dotación de las enfermeras/os necesarias para atenderlos, es una reivindicación de los últimos años. “No es normal, finalizan, que sin que haya patologías respiratorias o similares, la Urgencia esté saturada un día sí y otro también y que se libere únicamente a media mañana cuando se producen altas en las plantas de hospitalización. Con el paso de las horas, el problema resurge y no se alivia hasta el día siguiente”.