SATSE denuncia que las condiciones laborales y retributivas de los empleados públicos se han precarizado en los últimos años

26 enero 2012

El personal de enfermería denuncia la no convocatoria de Ofertas de Empleo Público o que no se compute la formación obligatoria como parte de la jornada laboral efectiva. A la reducción salarial de 2010, que se ha perpetuado en 2011 y 2012, se une la pérdida de determinados complementos lo que reduce, aún más, las retribuciones finales de los profesionales de enfermería.

Las condiciones laborales de los profesionales de enfermería se han precarizado en los últimos años, según se desprende de un estudio realizado por el Sindicato de Enfermería en todas las CCAA. Así a la reducción salarial efectuada en 2010, que se mantiene con la congelación de 2011 y 2012, se une, por ejemplo, la negativa a sustituir a los profesionales que caigan enfermos lo que generará estrés y repercutirá negativamente en la asistencia que ofrecen a los usuarios.

La anunciada reducción del 5 por ciento en los salarios no es tal, explican desde el Sindicato de Enfermería, sino mucho mayor, superior al 20 por ciento por término medio, ya que las comunidades están incidiendo en la reducción del sueldo base obviando, conscientemente, el resto de partidas que también forma parte del salario mensual y que, en muchos casos, se ha congelado, reducido o, simplemente, desaparecido.

A la reiteradamente denunciada carencia de profesionales de enfermería en los centros asistenciales o al hecho de que no se cubran sus bajas o sus vacaciones hay que sumar otros aspectos que están repercutiendo gravemente en las condiciones laborales y profesionales del colectivo enfermero y, también, en la calidad del servicio que se ofrece, que ha disminuido. Así, explican desde SATSE, en Baleares, al igual que en otras muchas CCAA, durante los procesos de incapacidad transitoria por enfermedad común o accidente no laboral no se complementarán las prestaciones económicas que se reciban de la Seguridad Social, a excepción de algunos procesos que requieran intervención quirúrgica u hospitalización.

Sin personal para cubrir las bajas o vacaciones

De igual forma, explican desde el Sindicato, los profesionales de enfermería se verán afectados también por el hecho de que no se procederá, en la mayoría de los casos durante 2012 y 2013, a la incorporación de nuevo personal ya que sólo se permitirá la contratación en casos excepcionales y para cubrir necesidades urgentes e inaplazables. En algunas Comunidades, como en Canarias por citar alguna, añaden desde SATSE, la reposición de personal se somete al control mensual de la Consejería de Hacienda por lo que ya no importa tanto si el personal es necesario o no, sino simplemente si hay dinero para contratarlo.

También existen comunidades en las que se han producido otro tipo de recortes, como reducir los días de descanso adicionales, aumentar la jornada laboral, limitar o eliminar las sustituciones y lo que es peor, en opinión del Sindicato de Enfermería, la suspensión de acuerdos de forma unilateral por parte de las distintas administraciones.

En otras como en Aragón, por ejemplo, los recortes, además, implican que aquellos profesionales de enfermería que hayan alcanzado el cuarto nivel en la Carrera Profesional verán cómo no perciben las retribuciones a las que tenían derecho. Algo similar ocurre en Asturias donde se suspende la incorporación de nuevos empleados públicos a la Carrera Profesional, impidiéndoles, por tanto, percibir las retribuciones que este hecho llevaba aparejado. En Baleares directamente se ha eliminado el pago de este concepto.

Estas medidas de recorte, que no de ajuste, se están llevando a cabo, además, sin contar con los sindicatos, representantes legítimos de los trabajadores, que ven cómo se están modificando las condiciones laborales, de forma unilateral por parte de las administraciones públicas, y retributivas de los empleados públicos sin que puedan hacer nada. Esto, en palabras de SATSE, supone tanto un desprecio a los representantes de los trabajadores como a los propios profesionales que les eligieron para que les representasen ante las distintas administraciones.

Por último, las actuaciones sobre sanidad están provocando, explican desde el Sindicato de Enfermería, que se recorte en partidas consideradas por los profesionales como prioritarias, y que repercuten de forma muy negativa en las condiciones en las que se presta la asistencia a los pacientes (cierre de camas, aumento de listas de espera, cierre de ambulatorios o centros de salud, etc.).