SATSE reclama más puestos de trabajo para la enfermería especializada

27 enero 2012

El Sindicato de Enfermería reclama, igualmente, que la administración sanitaria se comprometa a aumentar las plazas de enfermeros especialistas en los centros sanitarios “para evitar que terminen trabajando en el extranjero”. A pesar de que, según datos del Senado, en España faltan 122.000 enfermeros, la carencia de contratación provoca que la enfermería opte por especializarse.

Son más de 17.000 los profesionales de enfermería que acudirán mañana a alguno de los campus universitarios donde se realizará la prueba para acceder a una plaza de enfermería especializada (salud mental, matrona, trabajo, pediatría, familiar y comunitaria y geriatría) que representan al 47’16 por ciento del total de profesionales sanitarios que acudirán a dicha prueba.

A pesar del creciente número, que aumenta año a año, las plazas no lo hacen en la misma proporción y un año más serán los profesionales de enfermería los que lo tendrán más difícil para acceder a una plaza: serán 17 enfermeros por cada una de las 1.002 plazas ofertadas. Los médicos, que acuden en un número menor –sólo 13.584– tendrán un ratio de 2 médicos por plaza ofertada.

El Sindicato de Enfermería considera que la oferta de plazas de formación especializada están aún lejos de las necesidades: “Si queremos una sanidad de calidad es necesario que los profesionales que la sustentan estén lo mejor formados posible. Otro problema es que la administración, como ocurre en la mayoría de los casos, se niegue a crear plazas para estos especialistas o que si se crean no se les retribuya adecuadamente”.

La afluencia de opositores a estas pruebas de formación especializada no sorprende a los responsables de SATSE: “La enfermería se está formando continuamente y más ahora cuando el mercado de trabajo, gracias a los recortes de las comunidades, está prácticamente cerrado en España”.

El problema, avanzan desde SATSE, es que muchos de estos profesionales se forman y terminan trabajando en hospitales del extranjero, tal y como está ocurriendo ya en demasiados casos: “Nosotros les formamos, explican, con la inversión que esto representa, y de la que terminan beneficiándose pacientes de Inglaterra, Francia o Finlandia, por citar sólo alguno de los países donde la demanda de enfermeros españoles es alta”.

Para los responsables del Sindicato de Enfermería es necesario que las administraciones, tanto central como autonómica, comprendan,  por fin, que disponen de grandes profesionales, altamente formados, y con ganas de trabajar en nuestro país y que de su esfuerzo se obtienen grandes ventajas tales como población más sana, menos enfermedades y, por lo tanto, menor gasto sanitario.

Alejandro Laguna, Secretario General del Sindicato de Enfermería, considera que de nada sirve convocar 1.002 plazas de enfermería especialista “si no se crean los puestos de trabajo que les permitan poner en práctica sus conocimientos y desarrollar todo su potencial. Es necesario, añade, que los Servicios de Salud creen las plazas de especialistas –de otra forma para qué convocarlas– y permitan que sean los enfermeros que tengan la especialidad (bien vía acceso excepcional o vía residencia) los que puedan ocupar los puestos de trabajo para los que han sido formados.