SATSE reclama que no se utilice la crisis para introducir medidas de copago en Sanidad

30 noviembre 2011

El Sindicato de Enfermería, SATSE, afirma que hay medidas suficientes para optimizar la gestión y pide gestores profesionales, alejados de las afinidades políticas. Los políticos han hablado mucho de copago pero nadie ha explicado qué se haría con el dinero que se recaude si finalmente se llevase a cabo. SATSE exige un compromiso firme que asegure que ese dinero revertirá finalmente en la Sanidad Pública.

El Sindicato de Enfermería ha afirmado, tras conocer la intención de Boi Ruiz, consejero de Sanidad de Cataluña, de proponer un seguro privado a las rentas más altas “que bajo ningún concepto debe aprovecharse la crisis para imponer más medidas de copago en Sanidad. Hay posibilidad de mejorar la gestión pero para ello es necesario disponer de gestores profesionales y no afines a la ideología política del partido gobernante, como es habitual en nuestro Estado”.

Para los responsables del Sindicato de Enfermería el discurso de Ruiz es “conscientemente ambiguo” ya que habla mucho de introducir medidas de copago pero nunca ha aclarado qué hará con el dinero recaudado. SATSE, que se muestra contrario a cualquier medida que penalice aún más la sanidad, entiende que de llevarse a cabo “los políticos deberían ofrecer un compromiso serio de que ese dinero revertirá finalmente en la mejora del sistema sanitario público y que no se dedicará, por ejemplo, a otros fines”.

De igual forma, el Sindicato de Enfermería reivindica presupuestos finalistas para Sanidad: “Hoy se habla mucho del déficit de la Sanidad Pública española pero nadie explica si el dinero destinado a Sanidad ha terminado financiando obras públicas, por ejemplo, o tapando agujeros presupuestarios de otros departamentos ajenos al sanitario”.

El presupuesto sanitario de España está en torno al 6’5% del PIB, mientras que la media europea se acerca al 8´5%. A pesar de ello el nivel de eficiencia es elevado, gracias al esfuerzo de los profesionales sanitarios, entre ellos enfermería, que, sin embargo son los principales perjudicados a la hora de establecer recortes (reducción salarial, incremento de jornadas, rescisión de contratos, etc.) y todo ello sin acuerdo previo con los representantes legales de los trabajadores.