SATSE recuerda a la ministra que el Pacto por la Sanidad debe contemplar a la parte social

01 febrero 2012

El Sindicato de Enfermería lleva tiempo pidiendo un Pacto por la Sanidad en la que participen, además del Ministerio y CCAA, usuarios y representantes de los trabajadores. SATSE pide a la ministra “sensibilidad” hacia los problemas del SNS y reclama el fin de los recortes en el Sistema “que perjudican tanto a usuarios como a los propios profesionales”.

El Sindicato de Enfermería ha acogido favorablemente las palabras de la ministra de Sanidad al afirmar que ofrecerá a las CCAA una Pacto por la Sanidad aunque recuerda “que es necesario, si realmente se pretende que éste tenga viabilidad, que se cuente con los usuarios y con los representantes legítimos de los trabajadores. De lo contrario, explican, se trataría sólo de un acuerdo a dos partes: ejecutivo central y autonómicos que estaría abocado al fracaso desde su génesis al no contar con dos de los principales actores del Sistema”.

De igual forma, desde el Sindicato de Enfermería se apoyan otras de las medidas anunciadas por la ministra, como el anteproyecto de Ley de Servicios Básicos que garantice los servicios esenciales, aunque primero, afirman desde SATSE, debe llevarse a cabo el Registro Estatal de Profesionales Sanitarios –también anunciado por Mato y que debería estar gestionado por el Ministerio y los distintos Servicios de Salud– ya que es ilógico hacer una Ley de Servicios Básicos sin saber si con la plantilla actual –de enfermería, por ejemplo– podría llevarse los servicios mínimos y esenciales planificados para todas las regiones españolas tanto en lo que se refiere a Sanidad como a los Servicios Socio-Sanitarios.

En este sentido, el Sindicato de Enfermería recuerda que muchas comunidades autónomas están cerrando plantas y servicios por carecer de profesionales de enfermería para atenderlos: “Y no es debido a que no haya enfermeras en España, indica Alejandro Laguna, Secretario General del Sindicato, sino que una forma de ahorro es no contratar o no renovar los contratos a las profesionales de enfermería y la consecuencia es que se deben cerrar camas para poder atender el resto de necesidades asistenciales”.

En relación a la Tarjeta Sanitaria, otro de los temas abordados por Ana Mato, el Sindicato se mostró a favor de la unificación pero, reclamó, “que ya que se va a diseñar un nuevo modelo debería incorporarse el nombre del enfermero de referencia del paciente para que éste supiera, en todo momento, quién es su profesional de enfermería asignado y no sólo el del médico como ocurre en la actualidad en la mayoría de las comunidades”. Este hecho podría llevar consigo, igualmente, la asignación de un cupo poblacional al enfermero –nº de usuarios adscritos a cada profesional– lo que facilitaría enormemente la atención que se presta.

Por último, desde el Sindicato de Enfermería se afirma que “el discurso de la ministra justifica, ahora más que nunca, la petición de la convocatoria de la Mesa Estatal de Sanidad, reclamada recientemente por los sindicatos presentes en dicho foro –SATSE entre ellos–”, y en la que se avanzaba un orden del día: Análisis de la situación actual y calendario de reuniones para abordar dicha problemática.