Una enfermera escolar por cada 1.428 alumnos: CODEM y SATSE Madrid alertan del número insuficiente de profesionales

15 septiembre 2022

En la Comunidad de Madrid contamos con 700 enfermeras escolares para un 1 millón de alumnos. Un dato del todo insuficiente y muy alejado de lo recomendado por Europa.

El Colegio Oficial de Enfermería de Madrid y el Sindicato de Enfermería han
transmitido su preocupación a la Comunidad de Madrid por el insuficiente
número de enfermeras que hay en los centros educativos de nuestra región.

Los datos así lo indican: La Comunidad de Madrid cuenta para este curso
2022/2023 con 700 enfermeras escolares para un total de 1 millón de alumnos
repartidos en 1.677 centros públicos y otros 564 concertados, lo que supone
una ratio de 1 enfermera por cada 1.428 alumnos, datos del todo insuficientes
atendiendo a la recomendación europea de 1 enfermera por cada 750 niños.

Teniendo en cuenta esta situación, el Colegio, junto a SATSE Madrid, ha
solicitado una reunión al vicepresidente autonómico y consejero de Educación
y Universidades, con el objetivo de trabajar juntos en acuerdos que velen y
garanticen una adecuada atención a los alumnos madrileños.

Dentro de la solicitud realizada por Colegio y Sindicato, está la necesidad de
crear una Bolsa de Enfermería para hacer frente a la cobertura de las vacantes
de una manera eficaz y transparente, siguiendo el modelo ya existente de la
Bolsa Única de Contratación Temporal del SERMAS.

Tanto Colegio como Sindicato vienen reclamando desde hace años la
presencia de enfermeras escolares en todos los centros educativos sin
excepción, así como mejoras en sus condiciones laborales y en los
mecanismos de contratación para que se eviten retrasos en las incorporaciones
(como ha ocurrido precisamente este curso) y se facilite la continuidad de las
profesionales en los mismos centros, lo que garantizaría la continuidad
asistencial, con los beneficios que ello conllevaría en la salud de los alumnos.

Cabe recordar la importancia de la figura de la enfermera escolar,
imprescindible tanto para el control, seguimiento y educación para la salud en
los casos de pacientes crónicos (diabetes, asma, etc.); como para la atención
en casos de accidentes y alergias durante la jornada escolar. Siendo la figura
de referencia que facilita una adecuada educación para la salud a todos los
jóvenes, propicia la adquisición de hábitos de vida saludables en edades
tempranas y la reducción de riesgos de enfermedades futuras; haciéndose
cargo de la prevención y la detección de problemas de salud, la información
sobre sexualidad o la integración del alumnado con discapacidades.

Por este motivo, desde ambas instituciones se requiere una mejora sustancial a
la actual situación, por parte de la Administración, como garantía de la atención
de los escolares madrileños y del conjunto de la Comunidad educativa.